Back to privacy

B

El fundador de Facebook, por motivos evidentes y mientras ocultaba las fotos de su boda, certificaba la muerte de la privacidad. No es el único: todo el que quiere hacer negocio a base del grisú de los datos se dedica a llamarnos viejunos a los que creemos que, esté donde esté el ser humano, se comunique con el silbo gomero o con un chip en el cerebro, querrá mantener en privado una parte de su vida o recuperar de las garras de lo público información pasada sin aparente valor o directamente perjudicial. Lo que hoy es irrelevante, mañana puede ser delictivo.

Esos viejunos a los que pertenezco hemos recibido gozosamente la publicación del comic “The private eye“, un proyecto de los artistas Marcos Martin y Muntsa Vicente y del guionista Brian K. Vaughan, en el que nos plantean un futuro en el que la “nube” ha estallado y la vida de todos se ha expuesto con tan terribles consecuencias que la sociedad ha convertido el derecho al anonimato en un modo de vida.

Las 5 entregas publicadas (hay 10 proyectadas) tiene grandes momentos, pero he elegido el del actual nativo digital en modo abuelito con alzheimer (todos cumplimos años) porque resumen perfectamente lo que opino sobre estos integristas con “borg complex”. Es obvio que os lo recomiendo.

comic0comic1comic2comic3

Sobre el autor

Paloma LLaneza

Abogada aunque buena persona. Auditora de sistemas y experta en ciberseguridad. Creadora de Consent Commons. Escritora, ensayista e ikebanaka. Mi universo personal en The LLaneza Firm.

Añade un comentario

Paloma LLaneza

Abogada aunque buena persona. Auditora de sistemas y experta en ciberseguridad. Creadora de Consent Commons. Escritora, ensayista e ikebanaka. Mi universo personal en The LLaneza Firm.

Sigamos en contacto

Blog