El qué

E
Ingeniera configurando una Máquina Tabuladora Alfabética IBM 405. Foto de Berenice Abbott, de la serie “Documenting Science” (1938-58).

Nuestro futuro como abogados no está ya en realizar tareas repetitivas, ni tan siquiera en lo que seguimos considerando artístico, sino en analizar los riesgos legales de nuestros clientes y encontrar soluciones a la medida, a partir de un profundo conocimiento:

  • De su negocio,
  • De su carácter y temperamento,
  • De las dinámicas de sus equipos, y del carácter y temperamento de quien los forman,
  • De su apetito de riesgo y, lo que es más importante, si el mismo es el resultado de un análisis ponderado o de una decisión acalorada,
  • De sus oponentes, aliados o socios, y, por último pero no menos importante,
  • De su entorno y ecosistema.

Desde que el conocimiento legal ya se encuentra no solo compilado sino, muy pronto, analizado de manera automática e inteligente, un catálogo de servicios estandarizados, paquetizado, está lejos de responder a las necesidades de los clientes.

Estas son las habilidades que encontrarás en The LLaneza Firm:

  • Imaginación y sencillez. Buscamos soluciones sencillas y elegantes a problemas complejos. Desenredamos la complejidad.
  • Analizamos y comprendemos a qué se dedica nuestro cliente, identificando las fortaleza y debilidades de su negocio y de sus gestores.
  • Entendemos la tecnología desde la auditoría de sistemas y contamos con un cierto conocimiento de los lenguajes y procesos de programación. Tenemos la base para acercarnos a la comprensión básica de cualquier nueva tecnología de la información sabiendo que no somos expertos, sino traductores de realidades técnicas complejas a entornos legales también complejos no necesariamente equivalentes.
  • Sabemos escribir procedimientos, políticas, estándares nacionales e internacionales, y sabemos que el soft law es el nuevo Derecho. Esta práctica nos ha llevado a aprender a alcanzar consensos complejos, en los que intereses empresariales, tecnologías competidoras y egos personales colisionan de manera irremediable. Ponemos en palabras procesos y controles repetibles e implantables
  • Sabemos que en una negociación hay que dejar margen de ganancia a la otra parte parte. Como entendemos la tecnología y sus procesos, somos capaces de escribir cualquier documento legal que refleje las posturas de las partes, de manera sencilla, entendible, practica y ejecutable. Diseñamos para la eventualidad del conflicto pero también para la ejecución diaria.
  • Creemos que la privacidad y la ciberseguridad, antagónicos en su planteamiento en muchas ocasiones, son igualmente necesarios. La tecnología no es un fenómeno de la naturaleza imparable e impredecible, sino el resultado de una decisión humana. Las empresas y los ciudadanos deben poder desarrollar su labor y personalidad en un entorno tecnológicamente seguro con la tranquilidad de que sus derechos son respetados.
  • Sabemos de privacidad, protección de datos y ciberseguridad, así como de diseño de procesos. Pensamos que la incertidumbre permanente no es buena y que las empresas y ciudadanos quieren conocer su nivel de riesgo legal y tecnológico para aceptarlo, mitigarlo o externalizarlo. Sabemos analizar los riesgos, mapearlos y presentarlos para la toma de decisiones.
  • Conocemos las herramientas necesarias para este nuevo entorno: auditoría, análisis de riesgos, implantación de sistemas de gestión y control, generación de nuevos productos o pensamiento visual.

En definitiva, en The LLaneza Firm hemos mutado: asesoramos sobre nuevos entornos técnicos, legales y regulatorios aplicados a realidades que existen en códigos no legales y conviven en un mundo con soberanías verticales y negocios líquidos. Tan complejo y tan sencillo como eso.

Paloma LLaneza

Abogada aunque buena persona. Auditora de sistemas y experta en ciberseguridad. Creadora de Consent Commons. Escritora, ensayista e ikebanaka. Mi universo personal en The LLaneza Firm.

Sigamos en contacto

Blog